Etiquetas

Mientras se aqueja el viento del espesor por el que deambula, la lluvia se ausenta maliciosa para regocijarse sin freno ante la falta de viento.