LA TABARNIA de PLATÓN

La TABARNIA de Platón: abducidos que solo ven sombras dentro de una caverna y confunden lo aparente con lo real.  Creen que lo real son las figuritas que los artesanos –que se lo han currado- proyectan en la pared de la tabarnia- Pero uno de ellos, con coraje y valentía empieza a pensar por sí mismo (cosa difícil en el monolítico relato de sombras) y empieza a animar a los otros a acercarse al punto de luz que indica la salida de la tabarnia. Después de un camino arduo, escarpado, repleto de insultos  -¡fachas!- salen del agujero y sienten fulgores en los ojos. Conforme se va habituando la vista, o el ojo del alma, y van viendo con más claridad, perciben el tinglado que tienen montado unos y otros y traicionando el mito platónico huyen despavoridos a una isla desierta, como su elevada inteligencia les informa de que no hay lugar en la tierra para los que han visto la “verdad”. Pobres tabarnianos desgraciados con vicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s