Etiquetas

, , ,

Si el mal no fuera consecuencia de una voluntad premeditada, sería un accidente. Pero la concurrencia de la elevada accidentalidad es tan sospechosa que solo una mente supinamente ingenua –como la incidencia de los accidentes- casi sin conciencia, puede sostener esa hipótesis.