Etiquetas

, ,

 

Sinuosos gestos que me embaucaban, sintiendo por ingenuidad la literalidad de las líneas que trazaban.  Solo existía un lenguaje en mi mente hasta dicho momento, en el que aprendí sobre el doble sentido, lo implícito y la ironía. Ahora, leo cuanto hay subrepticiamente.