Etiquetas

, , , ,

Rescatar una mirada limpia, genuina y sencilla del mundo no puede basarse en el retorno al redil familiar del que muchos hoy ya han sido desposeídos. Ese redescubrir lo básico y desnudarlo de lo estéril es una tarea fundamentada en la penuria y la escasez de la vida. Solo desde la constatación del vacío adquiere sentido hoy hablar de voluntad de reconstrucción, quizás acudiendo a rediles ajenos en los que no se halle la mismísima negación.