Etiquetas

, ,

Los sindicatos se han convertido en prostitutas de lujo que no queremos, ni podemos permitirnos. Renovarse o morir.