Etiquetas

,

El deseo devora el objeto deseado sin mediación, el querer sostiene la distancia entre el yo y el otro. Algo así, como devoro un pastel, pero me  como a besos a quien amo, sin que éste deje de ser por sí mismo.