Etiquetas

, , ,

Una negativa se asienta en el terreno como un bloque de hormigón que impide el paso. Claro que siempre existen razones para levantar el muro, tantas como para demandar un sí, en su lugar. Pero, hay alternativas en el camino, aunque nos plazcan menos e incluso las denostemos. Aquello que no debe producirse es la sustitución del no a lo exigido, por el no a la persona, porque entonces iniciamos un ciclo de rechazos destructivos.