Etiquetas

, , ,

Sometemos lo benigno a sospecha por si hubiera gato encerrado, aguardando un despiste para desgarrarnos. Es una forma tensa y angustiosa de enfrentarse a la vida, aquella aprendida tras constatar tanto engaño, gestado por impostores, embaucadores, tramposos y estafadores.