Etiquetas

, ,

Los años llenos de la presencia de alguien nunca son baldíos, aunque en un desgraciado instante pese más la incomprensión mutua que el deseo de no ser el otro ausente,  que se esfumó y ya no sabemos ni el porqué.