Etiquetas

, , , , ,

La edad no es más que una medida humana, y por ello relativa, con la que nos comparamos y nos situamos en el supuesto tiempo de la vida. Mi tesis es que, una vez nacidos, la edad debe equipararse a la experiencia y en consecuencia los años que uno celebra, cada aniversario de su nacimiento, son tan subjetivos como el tacto de una piel que subrepticiamente obtenida exige un tanteo sobre el gusto y el placer que proporciona. De hecho, no hay edad, sino que acordamos una edad, y siendo más punzantes nadie sabe qué edad tengo.