Etiquetas

, , ,

Los delirios -que tienen alguna verosimilitud- pueden transformarse en relatos colectivos rebeldes, instalando la psicosis como estado de reivindicación de una realidad fantaseada y asimilada. Esta presión del grupo hacia el poder genera errores que desembocan, a veces, en gestos que verifican el delirio originario. Todo un ciclo entre psicóticos que gobiernan.