Etiquetas

Cualquiera puede abatirse en el trasiego cotidiano acelerado y exigente. Si, además, pretende ahondar y cultivar su interioridad con el coraje de la autenticidad, no es preciso que ningún caritativo ajeno lo remache con una puya letal. Sustentar la vida, en esta doble vertiente antagónica, es condición suficiente para abandonar, o en algunos casos para erigirse en humanos que perduran más allá de su mera existencia. Sujetos que trascienden el tiempo por quienes fueron, y tal vez por cómo hicieron lo ya hecho, que dejan un rastro pétreo a las generaciones venideras.