Etiquetas

, ,

Nunca dejamos de conjugarnos en gerundio, como un siendo, porque hay en nosotros tantos aspectos pendientes por atender, que solo el agotamiento nos indica el cese  y lo que definitivamente somos: Verbos en presente, sustanciados y listos para el trayecto final.