Los niños anónimos

Hay niños consumidos en sus huesos por los que nadie más que los suyos lloran, entre escombros y ponzoña, resistiendo como cadáveres aún vivos esperando la muerte como su único auxilio. No tienen homenajes póstumos, ni nombre, casi ni son número. Deberían  ser la hiel amarga eternamente de toda conciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s