Etiquetas

, ,

Hay niños consumidos en sus huesos por los que nadie más que los suyos lloran, entre escombros y ponzoña, resistiendo como cadáveres aún vivos esperando la muerte como su único auxilio. No tienen homenajes póstumos, ni nombre, casi ni son número. Deberían  ser la hiel amarga eternamente de toda conciencia.