Etiquetas

Si no hay silencio, sino un vago rumor musitado por anónimas voces penetrantes, quizás algún gemido resta acallado en las entrañas.