Etiquetas

, ,

Por cada instante que demoramos una expresión de amor, cavamos pozos de resentimiento desproporcionados –por miedo- en relación a la negativa dada. Acaso porque la carencia deja rastros imborrables.