Etiquetas

, ,

Hay desencuentros que nacen incluso antes de ser concebidos, desde el instante en que la niebla interna de uno se expande sin remisión a cualquier otro.