Etiquetas

, ,

El intento reiterado no garantiza el logro, pero –y por reminiscencias kantianas- nos hace dignos de él.