Etiquetas

,

Quien se percibe ínfimo, necesita clamar su propio menosprecio para que otros, abrumados por la crueldad auto-infringida que observan, acudan a rescatarlo de sí mismo –ese juez sin piedad, ni compasión que lo condena al vacío-