Etiquetas

, ,

Siendo individuos encarnados prescindimos mentalmente de dicha sujeción,  empecinados en devenir pura evanescencia que nos garantice la eternidad. Una quimera absurda, aunque fuera posible, a tenor de que la vida es un existir desnortado.