Etiquetas

, , ,

Cabalmente, por naturaleza carecemos de certezas; pragmáticamente, presuponemos como veraz los rudimentos de nuestro conocer. Así evoluciona la especie, bajo posibles falacias que nos convierten en seres ambiguos y ambivalentes.