Etiquetas

Si no hay sentido trascendente de la existencia, más que el que uno quiera atribuirle, y ésta consiste en vivir, y, a su vez, la vida es una larga travesía entrecortada por obstáculos, deberíamos respetar el derecho a decidir sobre la perdurabilidad de la propia existencia, sin ser objeto de juicios de moralistas ignorantes.