Etiquetas

publicado en FILO-LOGOS DECADENTE

Como todo ser vivo el hombre nació para morir, pero entre vida y muerte se interpuso la conciencia y lo hizo humano. Ahí, se despliega el conflicto de la existencia, que desesperadamente exige un sentido que exceda lo mediocremente biológico. Ahí, nace lo humano, se inicia su agonía y su auténtica muerte.