Etiquetas

, ,

Quien desdeña a los desabridos tras haberlos sazonado con pura ponzoña, merece, por la crueldad de sus gestos, restar confinado en el averno, háyalo o no.