Etiquetas

, , , , ,

El ajedrez no es un juego exclusivamente memorístico, como afirman algunos basándose en la evidencia de que un ordenador llega a resultar invencible por la capacidad de guardar datos sobres las múltiples posibilidades de movimiento, que se van abriendo con el desarrollo del juego.

De hecho los humanos no jugamos entre nosotros como si el otro fuese una computadora, sino que contamos con el margen de error que toda mente humana implica. Así, la estrategia es relevante en un enfrentamiento humano, no en un frío duelo contra una computadora.

Esta casuística evidencia, según mi parecer, que hay actividades que pueden llevar a cabo máquinas con más eficacia que los humanos, pero la interacción entre dos individuos genera sorpresa, emoción y por ello belleza, algo inalcanzable para un ordenador que carece de voluntad y sensibilidad genuinas.