“La felicidad paradójica” Lipovetsky

“A medida que se afirma el principio de soberanía personal sobre el cuerpo, el individuo confía su suerte a la acción de sustancias químicas que modifican su estados psicológicos ‘desde el exterior’, sin análisis ni trabajo subjetivo, ya que solo cuentan la eliminación inmediata de desarreglos (fatiga, insomnio, ansiedad), la mayor eficacia posible, el deseo de producir estados afectivos ‘por encargo’. La exigencia de soberanía individual se expresa aquí por un consumo pasivo de moléculas químicas. Si estos trivializados recursos a la psicofarmacología dan fe del deseo individual de controlar el cuerpo y el estado de ánimo, reflejan al mismo tiempo cierta impotencia subjetiva, dado que el sujeto renuncia a todo esfuerzo personal y se abandona a la omnipotencia de productos químicos que trabajan por él, sin él. No buscamos ya la solución a nuestros males en nuestros recursos interiores, sino en la acción de tecnologías moleculares que, además, tienen efecto adictivo. El individuo deseoso de dirigir o rectificar a su gusto su interioridad se transforma en individuo ’dependiente’: cuanto más reclama la plena potestad sobre su vida, más se despliegan  formas nuevas de someterlo”

Lipovetsky: La felicidad paradójica. Editorial Anagrama, Barcelona: 2017

Se evidencia, en el presente fragmento, el auge del individuo como consumidor, sujeto pasivo, que aspira a que el mercado dé respuesta a sus nuevas y fluctuantes necesidades. De esta forma, como argumenta en su obra Lipovetsky, el mercado ya no pivota alrededor del producto sino del individuo que deviene un hiperconsumista, ya que toda sensación de necesidad cree que debe ser satisfecha por el consumo de productos que el mercado crea para él. Así se gesta el imaginario de que somos sujetos que dirigimos nuestra vida, cuando por el contrario, constata el autor que, no es más que el síntoma de una impotencia.

Ahora bien, es una impotencia también imaginaria porque resulta de la negativa a realizar esfuerzos propios, recursos internos que puede desarrollar, para prescindir de consumos innecesarios. Imaginaria en el sentido de que pasa a formar parte del creer colectivo, cuando lo que sucede, en realidad, es que en una sociedad del confort optamos por las supuestas soluciones rápidas que creemos obtener mediante el consumo de productos, en lugar de cultivar el esfuerzo personal que parece un ejercicio infructuoso de sociedades menos avanzadas.

Pero, paradójicamente, y refiriéndose en este caso a los psicofármacos, aquí está la trampa: los estados emocionales solo se modifican superficialmente durante el consumo del fármaco, eludiendo la identificación de la búsqueda de las causas que generan esa insatisfacción afectiva –por eso la psicología dinámica está en declive o se ve en la urgencia de satisfacer al paciente con terapias breves, que no alcanzan la profundidad necesaria en muchos casos- Además, esta ingestión continuada provoca el efecto del que el individuo empoderado cree que se libera: ahora ya no es esclavo de sucesos corporales o mentales que se le presentan como fuera de su alcance, sino adicto a fármacos que dan al traste con su imaginaria autonomía.

Por lo tanto, y atendiendo al fragmento extraído de la obra de Lipovetsky, la sociedad produce la apariencia que responde a nuestros deseos, de forma inmediata y sin esfuerzo, cuando subrepticiamente está gestando situaciones que profundicen nuestras creencias en la autopotestad, pero creando una versión de nosotros mismos más sometida que nunca porque no somos ni conscientes del control que se ejerce sobre nuestro pensar y nuestro actuar. Es esa “felicidad paradójica” porque parecer serlo, pero no es más que satisfacción momentánea, que intenta demostrar el autor a lo largo de esta sugerente obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s