Jordi Évole: de los discapacitados al”procés”

Ayer tuve la ocasión de ver el programa que Jordi Évole -Salvados-  realizó con los protagonistas de la película “Campeones”, todos ellos discapacitados intelectuales, expresión que puede causarnos rubor usar delante de ellos y que alguno matizó espontáneamente refiriéndose a que unos están más capacitados que otros. Aunque desde la perspectiva de estos chicos –solo se contó con la presencia de una chica, cuestión a reflexionar- la lógica sea diferente, no podemos dejar de constatar que la sociedad actual con su pretensión de igualar a los individuos, en un falso gesto populista, como un acto de homogeneización y disolución del sujeto, se olvida de que la igualdad se refiere a los derechos y deberes ante la ley, no a la eliminación de la diversidad individual que se disfraza con eufemismos tendientes casi al ocultamiento.

Así, Évole se dirigió a sus invitados con el término discapacitados intelectuales que todos asumían con la misma naturalidad que si estuviera describiendo el color de los cabellos de cada uno. Se evidenció la consciencia que la mayoría de ellos tenían de su situación, en un contexto social que no pone la vida nada fácil, respecto a sus posibilidades de autonomía, no dependencia de los padres porque faltarán algún día y como consecuencia su aceptación en el mercado laboral. Ninguno de los que se manifestó respecto de estas cuestiones se engañaba o carecía de preocupación sobre lo que podía depararles el futuro. La dureza de lo imprevisible, junto con sus dificultades generaba en ellos una añoranza de la infancia, quizás porque podían ser los niños que algunos aun son, sin que eso implicara angustias o desamparos.

Lo que consiguió ponerme la piel de gallina fue la supercapacidad de disfrutar del presente con toda su emotividad, sin escatimar sentimientos ni su expresión. Quizás uno de los aspectos más complejos de gestionar en un programa como el que gestó el equipo de “Salvados” y que hay que reconocer con admiración la calidad humana y la sensibilidad con que se desenvolvió su presentador: abrazando, besando y sintiéndose uno más de ellos conforme fue avanzando el programa, cuestión que se vio evidenciada en un final envidiable, porque a muchos nos hubiera gustado  poder formar parte de esa comunidad de personas.

Como contrapunto, ayer mismo “Salvados” emitida un programa sobre “el procés” y en especial sobre la jornada en que el parlamento de Catalunya proclamó la República independiente. Intentó mostrar los entresijos que tuvieron lugar durante dos días, la incapacidad de los políticos de asumir la función para la que representan al pueblo, lo alejados que están de la vida real de los ciudadanos, la rigidez de los que representaban al Estado español en aquel momento, y el resquebrajamiento entre los independentistas que les llevó a cambiar de decisión según de donde procedieran las presiones más intensas. Una política, en definitiva poco atenta al bien común, y con mucho que aprender de humanidad de los chavales que en el programa anterior nos dieron una lección a todos sobre lo que es relevante, y lo que debe ser sacrificado para defender por encima de todo la dignidad de las personas.

Ver un programa, tras el otro, fue también una gran lección para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s