Idiosincrasia humana

Nos resistimos con avidez a reconocer ese alter ego que cobijamos, ocultado, opaco y tan solo desvelado en el momento apropiado. Se nos antoja como un inconveniente que nos desluce, cuestiona y desprestigia; protegiéndonos de deslices que permitan visualizarnos en nuestra antagónica condición; tal vez, olvidando que no somos diferentes en lo que nos naturaliza como humanos, aunque podamos ser diversos en las expresiones, manifestaciones e imposturas.

La miseria y la grandeza son la idiosincrasia de la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s