Del estigma a la romantización

No hay comentarios

Se dan actualmente dos percepciones antagónicas que son consecuencia, tal vez de distancias generacionales, sobre los trastornos mentales. Estas visiones mencionadas oscilan de la estigmatización al romanticismo. Respecto de la primera,  existen abundantes foros en los que se intenta desmontar este prejuicio mostrando a sujetos que padecen enfermedades mentales como individuos con vidas “normalizadas” e integrados socialmente, llevando su sufrimiento oculto para no verse rechazado.

Sin embargo entre los adolescentes –y sabemos que hoy este periodo de la vida es extenso- se configura una impostación glamorosa de la manifestación de síntomas que pueden corresponderse con trastornos o incluso una exposición que se asemeja una performance de distintas enfermedades. Este fenómeno nuevo está proliferando como fruto de la centralidad del individuo y su necesidad narcisista de ser contemplado, admirado y distinto. ¿Por qué han aumentado los adolescentes que se agreden con cortes? ¿Por qué la imagen de tatuajes y “piercengs” son reflejo de fortalecimiento de una identidad que se obtiene a través de cierto sufrimiento corporal?

Seguimos lamentándonos de una sociedad inhabitable en la que eres expelido por incapaz o idolatramos la aparente fortaleza de quien se autodefine por sus peculiaridades, aunque estas tengan un componente de agresión corporal que parecen dotar de identidad externa a quien no halla su yo interno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s