Decir “la verdad”

No hay comentarios

Hoy, ante la presentación de mi libro, no dispongo de más tiempo que recuperar un post del año 2016, que además se me antoja pertinente para la jornada que se avecina.

FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

Al termino verdad, en su uso ordinario, le atribuimos el significado de correspondencia de lo que decimos con lo que ocurre, con los hechos –con la realidad afirmamos sin rigurosidad-  Entiendo que es el único uso efectivo que puede dársele en la vida cotidiana, aunque quizás con la conciencia de que no es posible que ningún individuo dé cuenta de esa supuesta verdad. Y no hago esta aseveración estrictamente por objeciones filosóficas, ya que he admitido el sentido ordinario del término como el único viable en lo cotidiano.  La imposibilidad hay que atribuirla a que las acciones que se acaban manifestando como hechos no son fácilmente explicables y, por ende, no es sencillo dar cuenta de la “verdad”.

Supongamos que un sujeto casado es infiel a su pareja. Esta lo descubre y se plantea la separación, ya que el compromiso matrimonial incluye la fidelidad entre los cónyuges y la otra…

Ver la entrada original 202 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s