Sacrificio

No hay comentarios

Hay quien nace estampado como sacrificio, dádiva del sustrato órfico arcaico, y su existencia no transcurre sometida a la propia voluntad, sino al destino tatuado con el que fue gestado. Así, solo le resta el honor de congratularse de la necesidad que impele su vida; dotada del sentido de ser fuente de compensación y equilibrio para la humanidad, que subsiste bajo la convicción de que hay ídolos divinos que exigen intercambios para resarcirse del mal causado por el acto egoísta y malvado de algunos.

Y esta historia, esté revestida de religiosidad o mera ideología, continua operando en el inconsciente colectivo junguiano, como arquetipo de equidad y justicia, en un mundo despojado de toda ética y regulado por transacciones morales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s