Desbocados

Un comentario

Desbocados por el ansia de obtener un reconocimiento acaso tardío, podemos actuar por actuar. Es decir, realizarnos continuamente en algo objetivable que nos desconecte de nuestra interioridad. La ventaja obvia  es que nuestra identidad se reduce a lo que hacemos, velando la incapacidad de demarcar quién somos.

No obstante, como curiosidad, la etimología del verbo desbocar hace referencia a quitar la boca a algo, es decir perder el control, desmadrarse, como si la boca fuese el timón de algo. Aplicado a los humanos puede sugerirnos la idea de que extraernos la boca significa imposibilitarnos para la palabra, el decir; es como animalizarnos. Despojarnos del lenguaje que nos permite comprender y realizarnos a nosotros y al mundo que nos rodea. La cuestión es aun más relevante si atendemos a que al carecer de lo lingüístico, nos protegemos del pensar, y en este contexto, rumiar sobre nosotros mismos.

Así, el activismo desmedido puede no ser más que un mecanismo de defensa para protegernos del dolor que nos genera la inagotable búsqueda de la propia identidad, diluyéndola en cada acción que nos reviste y nos hace ser alguien, aunque solo sea aparentemente.

Singular: 1 comentario en “Desbocados”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s