Un respiro

10 comentarios

Estimados lectores:

Llegadas estas fiestas navideñas me tomaré un receso hasta el 7 de enero a partir del cual os comunicaré algunos cambios que habrá en el calendario de publicaciones en este blog que, habitualmente, dejará de ser diario.

Los que estáis inmersos como escritores blogueros sabéis del esfuerzo y la  cantidad de tiempo que esto requiere. Además, teniendo en cuenta que quincenalmente seguiré publicando en  LETRAS&POESÍA, que empezaré a colaborar de forma sistemática con MASTICADORESFOCUS junto a Juan Re Crivello y otros escritores con publicaciones filosóficas, que entre febrero-marzo espero que aparezca mi nueva novela, aparte de la participación en alguna antología que ya os comunicaré…y que deseo tener espacio para leer y seguir escribiendo otro proyecto que tengo entre manos…pues no me queda otra alternativa que dosificar mis publicaciones en el blog personal.

Expreso mi profundo agradecimiento a todos los que me leéis y con los que espero poder seguir intercambiando escritos, o comentarios. Este blog es para mí la prioridad, pero también es cierto que debo medir esfuerzos y aprovechar oportunidades de colaboración y trabajo con otros escritores de los que aprendo y seguiré aprendiendo.

Dicho esto os deseo un buen año 2020, aunque bien sabemos que los deseos de felicidad que manifestamos a los otros, no son más que palabras volubles que son arrasadas por un soplo de viento. Me despido añadiendo un corto escrito revisado y ya publicado anteriormente –diciembre de 2016- que creo  viene al caso.

Condenados a cumplir un año más con los rituales del calendario, las navidades se presentan como ese período en el que casi nadie es quien debería ser, porque quedan expuestas las carencias más sangrantes de lo que debería ser una familia[1], y se nos impele a mostrarnos extremadamente  felices en un contexto familiar que a menudo preferiríamos esquivar. Como aseveraba Tolstoi «Todas las familias felices se parecen entre sí; las infelices son desgraciadas en su propia manera» (Ana Karenina).

No es de extrañar que en la sociedad de la hipocresía haya un momento culmen y apoteósico de fariseísmo.

Entiendo que lo más hiriente es que sutilmente se extienda la identificación de la alegría navideña con el amor a la familia. Este infundio no tiene otro propósito que conducirnos a mostrar sin fisuras ese amor mediante regalos. ¡Reaparece el consumo como voluntad oculta! Pero, bien sabemos que las relaciones humanas son complejas y, que haya o no afecto y amor entre las personas, lo más adecuado no es forzar un encuentro artificial. Las celebraciones navideñas acaban a menudo con heridas más profundas entre las familias, porque la vida teje el tiempo para que cada momento acontezca, las obligaciones  sociales destrozan el ritmo natural de cualquier relación de amor.

Así, aunque tengamos interiorizado que la Navidad se vive en familia, deberíamos pensar que la vida se vive en familia en un sentido amplio, los que son de sangre y los que mutuamente se han elegido unidos por la amistad. Y tenemos todo un año, tras otro para escoger el momento más fructífero para encontrarnos con los que amamos, sin que nos venga impuesto por un calendario regulado por rituales religiosos que nada sabe ya de la vida, porque esa vida es ya profundamente laica en sus creencias y sus prácticas.


[1] Utilizo el término familia en un sentido amplio de abuelos, tíos, primos, sobrinos, no solo refiriéndome al  núcleo primario.

Plural: 10 comentarios en “Un respiro”

  1. Qué capacidad de trabajo… de la que, te lo confieso abiertamente, pienso seguir aprovechándome a la vuelta de vacaciones, estimada Ana. Felices Fiestas y toda la suerte que tu esfuerzo y compromiso merecen para el próximo, espero que muy fructífero, año veinte veinte.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s