Nihilismo, hoy -editado el 26-2-2017-

6 comentarios

E Cioran

                                         Cioran, un nihilismo desesperado o pasivo como diria Nietzsche

Mucho se ha hablado del nihilismo en nuestra Sociedad que creo empieza a dejar poso. No es por tanto un fenómeno nuevo ni último es su fisonomía, porque si algo caracteriza este estado de la cultura es su dinamismo frente a la concepción más estable de lo que la modernidad consideraba fundamental.

Así bajo el supuesto nihilismo, la etapa postmoderna, aquella que se alzó contra los principios más hirientes de la modernidad, se identificó con un individualismo hedonista, que huía como de la peste de los colectivismos en que el individuo quedaba disuelto; con un relativismo o un vacío de valores, fruto de la crisis de los grandes relatos a que condujo el fracaso de la modernidad –anticipada por la simbólica muerte de Dios-; con un culto al cuerpo, a lo sensible, a lo superficial derivado de ese hedonismo; y una exaltación del presente menospreciando el valor del pasado, contra el que se oponían; y de un futuro lleno de incertidumbre.

Pero esta expresión nihilista ha ido evolucionando y podemos reconocer que no es exactamente la misma en los años ochenta que en la actualidad.

Los grandes relatos siguen sin cuajar, porque el único que se mantiene vivo, porque es el discurso legitimador del poder económico, es el neoliberalismo, y no creo que se pueda afirmar que sea reconocido como deseable por una mayoría. Sin embargo, el individualismo que podría generar la falta de un relato unificador se ha transformado con el tiempo en una red de cooperación ciudadana donde quien ha quedado expulsado, por desconfianza, ha sido el estado, el representante del “discurso engañoso”. Los individuos son más pragmáticos, huyen de las grandes palabras, pero se asocian con agilidad para organizar un comedor diario que auxilie a cien familias del barrio que están en situación de pobreza extrema. Saben que su aportación y su esfuerzo no son manipulados ni tergiversado, ni usado fraudulentamente.

La solidaridad se ha convertido en la respuesta a las palabras vacías que ha desbordado la voluntad de las instituciones y ha evidenciado que hay problemas que no se solucionan por falta de voluntad política, no por falta de recursos que han facilitado los ciudadanos sin reparos.

El nihilista del SXXI no tiene esperanza. La existencia parece un sin sentido, la sociedad occidental ha llegado al punto más álgido de decadencia, de momento, en su historia, en todos los aspectos, sin que haga falta listarlos y argumentarlos uno a uno. Sin embargo, y aunque no haya valores más allá de los que cada sujeto se da a sí mismo, al nihilista –como a otros- no deja de sorprenderle la concordancia en un valor que es demasiado humano, que diría Nietzsche en un sentido algo peyorativo, como es la solidaridad. Si algo tiene claro el hombre de hoy, es un cierto sentido del dolor y el malestar del otro, motivo suficiente para que yo me implique en la medida que pueda en paliar ese sufrimiento. Tenga o no tenga sentido vivir, lo que no podemos es restar impasibles ante el mal vivir ajeno cuando vemos que son víctimas claras de la maldad de otros.

Está claro que no todo es predecible. Este tipo de nihilista, que abundan junto a creyentes, y otras especies, no le pareció posible a Nietzsche. O se era un descreído negativo y se entregaba a la desesperación con total pasividad, o se era un descreído activo y autoafirmándose se superaba el dolor del vacío, de la nada y se era capaz de vivir así, siendo referente para los demás sin compadecerte que eso siempre les debilita.

Así pues, estos tiempos que de momento no tienen un nombre unánime, pero que ya no son postmodernos, nos están enseñando algo nuevo: un humano que pende del vacío puede, por ello, ser muy humano con los otros.

Plural: 6 comentarios en “Nihilismo, hoy -editado el 26-2-2017-”

  1. Cita….y una exaltación del presente menospreciando el valor del pasado, contra el que se oponían; y de un futuro lleno de incertidumbre….fin cita

    Hola Ana y a tod@s,

    Afortunadamente el conocimiento de nuestras capacidades globales inherentes, entre ellas la conciencia global nos ayuda a reconocer lo que hay delante, para detectar de inmediato vidas sin recorrido o vidas huyendo para que no me pille mi propio miedo que aun no reconozco dentro y que se identificaría día a día y poco a poco, si partiésemos de la base de que toda la materia aun, es fuego pendiente aun de ser respirada, reciclada y devuelta.

    Este proceso de RRD respirar, reciclar y devolver…si yo, fuguillas, no quiero hacerlo, o no le veo una rentabilidad o rendimiento inmediato, me voy con mi fogonazo o picoteo a lo que sea del exterior, y cada vez que alle hop ya he “Picoteado algo”, me vendrá de inmediato y posteriormente su opuesto, en ese instantaneo dejarme ir. Como cuando estoy dejándome ir ante una caja muerta , o sea esa inercia absoluta donde mi miedo se reconoce un segundo y que le permitirá, tras reconocerse, decirse a si mismo : ya estás listo para saltar de nuevo. NO me extiendo más pues cada uno es libre de dar a su vida y sus capacidades la extensión y velocidad que quiera…..

    Es importante darnos cuenta que el centro y el interior del cuerpo, es donde iremos encontrando, junto con una respiración más amplia, ese centro ( el del pecho y corazón actualizándose y cumpliendo su función ) desde el que ir negándonos a ir de extremo a extremo las 24 horas del día sin haber dado calidad alguna a nuestras vidas.

    cita….un humano que pende del vacío puede, por ello, ser muy humano con los otros…..fin cita

    Es interesante cuando no tenemos miedo a ir dando recorrido a lo que supone una conciencia global para desde la humildad ir viendo que si todo lo conocido es lo que veo, la realidad de la vida, primero es vacio en el sentido de lo no conocido todavía. Pues eso permite redimensionar la vida completamente.

    Dejar “el vacío “ como simplemente un palabro, pues no nos ayudaría. Ese quinto elemento que viene ya ahormando la vida, precisamente porque no necesita ojos, pues le sobran, si siempre habrá de ahormar a un vida en bloque y totalmente, tampoco es un vacío viudo o viuda, pues en ese vacío, el AMOR, es lo que dará consistencia a ese vacío, teniendo entonces a *un vacío ahormador, a *un amor integrador y a *una conciencia que cuando está al loro de a lo que hay que estar, pues la mente con sus anticipaciones y prisas no la oculta, nos vale para ver NO cómo me voy a pegar al exterior, sino para constatar si ya habremos soltado ese exterior. Haciendo entonces útil esa frase de que la materia, es todo aquello que aun nos falta por comprender y soltar. Y que siempre habla de las trampas de una mente aun tramposa y que no estará a lo que hay que estar, pues mis picoteos inmediatos, ni te cuento lo que me excitan……

    Buen día a tod@s

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Agustín, gracias por desmenuzar el texto, es un ejercicio hermeneutico imprescindible. Aunque tal vez, en artículos tan breves que pueden ser leídos en un blog, a menudo se hacen afirmaciones -y ahí quizás me situo yo a menudo- que sería necesario argumentar para enhebrar el sentido más ajustado de lo que pensamos y que el lenguaje nos permite decir; porque la intuición nos evidencia a menudo que hay mucho de inefable en nuestras aprehensiones. El nihilismo hay que entenderno siempre, creo yo, como el destino al que la modernidad nos ha condenado…Nietszche, acaso intente mostrar que es posible vivir en ese nihil con un humano transformado, que haya superado esa necesidad de trascendencia para soportar la vida,….Bueno, en cualquier caso siempre creo que un humano se mide en relación al trato que da a sus congéneres…

      Me gusta

    1. Seguramente Nietzsche discreparía de esta lectura. Porque si algo nos lleva al nihilismo es, en primer lugar la fortaleza de asumir la desvinculación del mundo con un sentido trascendente y, por ende, de la NADA, la ausencia de valores absolutos, el vacío axiológico. Tras esto hay quien se rinde al desánimo y la negatividad, son los nihilistas pasivos, y quienes por la fortaleza de su querer, de su voluntad de poder vivir se erigen en sujetos que se dotan a sí mismos de valores que tengan como único horizonte la vida, la afirmación del sí mismo. Dios muer, porque nosotros lo matamos, y esto lo hacemos para poder vivir, para Nietzsche Dios era la negación de la vida en cuanto fundamentaba valores como la debilidad, la fragilidad, la compasión, el sufrimiento,….El nihilista auténtico se enfrenta al dolor y a la muerte con el gesto irónico de quien es capaz de sostener lo que el humano vulgar no soporta. Bueno, disculpa porque esto parece una clase, pero no creo que el nihilism, ni tan solo el contemporáneo que se nutre de Nietzsche y de los que de él han bebido, sea una especie de celebración del dolor y la muerte ajena. En este sentido, la manipulación que la propia hermana del filósofo alemán hizo de los textos originales del autor y que complacientemente brindó a los nazis casi como fundamento teórico de sus atrocidades han desvirtuado y se han alejado sustancialmente del pensamiento originario del alemán. Seguría, pero ya me paso….hasta pronto y gracias Xavi

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s