EL SUICIDIO: PROBLEMA AÑEJO Y TABÚ PERSISTENTE. Ana de Lacalle

Un comentario

Artículo de hoy en MASTICADORESFOCUS

Focus / Masticadores Editores: Carlos Usín & j. re crivello

¿Cómo se explica que, a pesar de tantos anatemas, el hombre se mate? Es que la sangre no corre de la misma manera por las venas de las personas desesperadas que en la sangre de los seres fríos, que se entregan durante su tiempo libre a proferir razonamientos estériles. El hombre es un misterio para el hombre; solo sabe censurarlo, pero no lo conoce. (…)

(…) ¿Qué significa, en efecto, una sociedad en la cual encontramos la más profunda soledad en el seno de millones de almas; en la cual se puede ser poseído por el deseo indomable de matarse, ¿sin que nadie lo pueda prever? Esta Sociedad no es en realidad una Sociedad; es, como dice Rousseau, un desierto poblado de animales salvajes. (…)[1]

El fragmento mostrado podría haber sido escrito por un contemporáneo, ya que preguntándose por qué los humanos se suicidan alude al desconocimiento que tenemos…

Ver la entrada original 692 palabras más

Singular: 1 comentario en “EL SUICIDIO: PROBLEMA AÑEJO Y TABÚ PERSISTENTE. Ana de Lacalle”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s