¡Qué mal se vive en la cárcel!

Un político que desprecia y denigra los servicios o instituciones públicas que dependen de su gestión, no tiene ni vergüenza ni es digno del cargo público que ha ocupado u ocupa. Que el ejecutivo cesado de Catalunya fulmine como de inhumana con tal arrogancia la vida en una de las prisiones, al parecer punteras en [...]