Promesas

No hay comentarios

La vinculación a las promesas ajenas se nutre de la esperanza, de la creencia de que ese futuro, difuso hoy, es la vida que anhelamos. Las promesas no se sustentan exclusivamente en la voluntad de quien las profiere y en la confianza de quien las acoge, si así fuese serían certezas sobre el devenir que un sujeto ofrece a otro. Lo que ha de acontecer, incluidas nuestras acciones, está condicionado por interferencias ajenas a voluntades humanas y el poder de estas es siempre relativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s