Envejecer

No hay comentarios

Embriagados del transcurrir en sí, nos envuelve una turbia nebulosa  que nos impide adquirir conciencia del acontecer. Quedamos sometidos a la ignorancia sobre el deterioro, la degeneración y el envejecer propios hasta que un gesto quebrado desparrama los años violentamente en el cuerpo. Entonces, la conciencia de la propia finitud, de la proximidad de la finitud, aparece nítida y diáfana como evidencias transparentes. Alguien nos espera a la cita universal, habrá que proveerse del atuendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s