Etiquetas

Al sauce llorón, siempre coincidente, cuyas ramas son lágrimas propias y apropiadas,  ante el que nadie se turba ni se cuestiona su llanto. Su naturaleza es ser exuberante en su forma de amplio llanto caído y marchitarse con las últimas lágrimas.

¿Quién pudiera llorar todo lo que debe ser llorado para ser definitivamente reparado? Devenir un sauce llorón para despejar turbulencias ajenas ante el anhelado llanto.