Oráculo

No hay comentarios

Un susurro suave fundido con la brisa, casi imperceptible, que parece repetir: “Nadie te va a oír” como si fuera un viejo oráculo maldito, ya satisfecho y en plena expansión. Un gesto elocuente y brusco que trunca la quietud y el mantra persecutorio. Busca desesperadamente voces diáfanas y reales con las que entrelazar su propia voz. Encuentra, saluda, dice, se expresa, sonríe, se van…ahí resta su angustia llena de amenaza deseando escapar de designio divino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s