Considerando que no hay criterio de verdad –quizás porque no haya verdad- la satisfacción de las ficciones devienen el criterio y, por ende, la ficción se entrona como verdad.