Etiquetas

, , , , ,

Al huir las palabras de la incógnita que despejada resuelve la ecuación de las pasiones, no hay posibilidad de dotar de valor  a ninguna variable. Nos hundimos en el infinito de la irresolución, o a la desconexión del pensamiento y el lenguaje, acaso porque donde no es preciso el pensar no es posible el decir, así como la exactitud es condición de manifestación del lenguaje matemático.