Maestros de la Demolición

No hay comentarios

Con el respeto que merece Ricoeur, me siento tentada y me dejo tentar para reprocharle  el tibio calificativo que atribuyó a Marx, Freud y Nietzsche cuando los denominó los  maestros de la sospecha. Tal vez no fue más que un prudente intento de realzar la figura de tres pensadores que establecieron un antes y un después de sus críticas al hombre y a la cultura occidental. Porque, quien haya leído algunos de los textos de los maestros sabrá que, ellos no sospecharon en ningún momento, sino que denunciaron, desvelaron y proclamaron la conciencia falaz que occidente tenía de sí misma: en cuanto al orden social, al funcionamiento mental y al orden moral.

Si denominamos, al hombre resultante de ese triple engaño, el sujeto –no hay mejor expresión si lo interpretamos como absolutamente “sujetado”, “soportado” y sin lugar para el desliz- podemos constatar la presión ejercida como tremenda, desde una estructura socio-económica que determina su rol social, una mente construida desde instancias inconscientes por la cultura y una moral que nos somete y debilita bajo la pisada omnipotente de un Dios único. Y curiosamente toda manipulación con un mismo fin: la aniquilación de la capacidad racional, de voluntad y de libertad que hacen del humano una marioneta.

Por estas razones, los autores mencionados son los maestros de lo que Nietzsche denominaría filosofar a martillazos, demoliendo las grandes farsas o sometiéndolas a juicio, no sugiriendo su sospecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s