Etiquetas

, ,

La oratoria debería ser un arte en el que se significaran los argumentos, no la puesta en escena, ya que la sofística es la marca por excelencia de nuestros tiempos.