Etiquetas

, , ,

Cuando franqueamos el límite de lo supuestamente aceptable, se genera un silencio cortante alrededor, y una quietud pétrea, porque nadie quiere ser confundido ni asociado con lo dicho. Eso que, por supuesto, nunca enuncian los que observan el mundo desde la cristalera corrediza de su despacho. Acaso porque son muy leídos, pero poco vividos y en consecuencia ignorantes de lo que opinan.