Etiquetas

, ,

Elucubrar sobre lo que no nos pertenece, en cuanto constituye el decir ajeno,  es usurpar la intimidad ninguneando el auténtico valor de la alteridad: el lenguaje propio deviene el único logos posible.