Etiquetas

, ,

La Justicia, como  institución, ha perdido toda credibilidad por estar al servicio del poder político-económico. Si a esto sumamos la pandemia de la corrupción política, en todos sus sentidos ¿qué resta de legítimo que sustente que este sistema de gobierno es una democracia?