Etiquetas

Como mencionaba ayer, disfrutaré del privilegio, por necesidad tal vez, de unas largas vacaciones hasta setiembre. Todos necesitamos de un período de silencio público, en el que nuestras elucubraciones se despachen en la intimidad. Y, sobre todo de lectura sosegada, al desprendernos de otros compromisos autoimpuestos. Así me despido con una reflexión escrita hace tres años sobre el cansancio. Fructífero verano a todos.

“Se puede malograr la vida con el sugestivo aleteo de una bien ornamentada mariposa, que despierte interés, popularidad entre los suyos, seguidores en las redes sociales y un Instagram lleno de “selfie’s” con admiradores fugaces. Pero, ¡qué lástima! No vivir  la trágica profundidad de los acontecimientos que van desvelando lo poco certero que tenemos. Así, como Handke, podremos llegar al cansancio de los que han masticado la vida, ¡tanto!, que nadie desea descansar para abandonar su estado, sino para disfrutar de lo logrado.”

(Publicado 21-3-2014 nomecreocasinada-sobre la vida misma)