Etiquetas

, , ,

Si la muerte del padre derrama indiferencia, descanso o una amalgama de emociones nada pertinentes, es que quizás no falleció “el padre”, sino una figura alternativa y fallida.